Cuando el tamaño si importa… bueno quizás no tanto